Orenchi no Furo Jijô
Artículos / Anime España / Orenchi no Furo Jijô
Domingo, 16 noviembre 2014 22:31

Orenchi no Furo Jijô

Mi baño por un bestiario

Por: Angela Freebird

Con un tritón viviendo en la bañera de un estudiante como punto de partida, el humor absurdo está garantizado en Orenchi no Furo Jijô.

Orenchi no Furo Jijô (Las circunstancias de las burbujas de mi casa) está basado en el yonkoma del mismo nombre creado por Itokichi, que comenzó a publicarse a partir de junio de 2011 en Comic Gene, el magazine de Media Factory (Kadokawa).

La adaptación animada corre a cargo del estudio Asagi Production, que desde 1973 ha participado en varios de los mejores animes producidos en Japón. Orenchi no Furo Jijô está dirigida por Sayo Aoi (Deadman Wonderland) y constará con un total de 13 episodios, con una duración de 4 minutos cada uno. Se han estrenado 6 capítulos hasta la fecha, siendo emitida en su país de origen por BS11 Digital.

Sinopsis

Tatsumi es un estudiante de secundaria que vive por su cuenta, hasta que un tritón llamado Wakasa se instala en su bañera. Su solitario estilo de vida se pone patas arriba a causa de su nuevo compañero de piso, tan egocéntrico como estrafalariamente atractivo.

Hay un ecologista en mi pantalla

Con esta original idea como base, y en sintonía con otros animes de corta duración por episodio como Hetalia, Orenchi no Furo Jijô renuncia a la linealidad argumental -al menos en sus primeros 6 capítulos-, convirtiéndose en una sucesión de sketches. Este formato acaba resultando un arma de doble filo, ya que aunque permite dar rienda suelta al humor absurdo y la imaginación, esbozando un anime bastante original, también le priva de cierta consistencia a la trama y dificulta que el nivel de calidad de la serie se asiente. Hay capítulos con golpes muy ingeniosos traídos por Yuniko Ayana (guionista de la exitosa Bakuman), y otros que olvidarás tan pronto como cierres el reproductor de vídeo.

Ambientado casi por exclusiva en un cuarto de baño, Orenchi no Furo Jijô funciona como un slice of life donde van apareciendo diversos personajes mitad hombre, mitad criatura marina, que dan lugar a situaciones cómicas que suelen acercarlo al shonen ai, con algunas líneas de diálogo bastante agudas. Sorprende la cantidad de cuñas ecologistas y animalistas que se insertan de forma más o menos directa, y que eluden a la contaminación de los ríos, la presencia de animales en los circos, así como alguna que otra alusión al veganismo o a temas económicos, como las excesivas tasas de impuestos que se le atribuyen a las energías renovables, el precio del agua o la luz y las dificultades de Tatsumi para llegar a fin de mes.

Los dos protagonistas principales casan bastante bien entre sí, presentándose una vez más como caras opuestas: Wakasa, cariñoso pero egocéntrico, y Tatsumi, típico tsundere capaz de desvivirse por los demás. Ninguno de los personajes que van apareciendo son especialmente complejos, limitándose a un par de rasgos definitorios muy distintos entre sí y a la interacción entre esta peculiar pandilla digna de un bestiario.

El estilo de dibujo tiene sus guiños bishonen con momentos kawaii y una caricaturización constante de los protagonistas, haciéndose bastante agradable de ver, mientras que el diseño de personajes corre a cargo de Koji Haneda, quien fuera animador clave de animes tan conocidos como las películas Bleach the Movie: Hell Verse o Evangelion: 2.0 You Can (Not) Advance.

En cuanto al opening, casi diría que tiene más peso argumental que la propia serie, pero cualquier cosa puede suceder en los 7 episodios que quedan todavía por estrenar. El tema musical que lo acompaña se llama Chimeishō, y es obra de Matenrou Opera, banda japonesa de metal neoclásico fundada en 2006. El resto de la banda sonora es casi testimonial, y corre a cargo de Hiromi Mizutani, que también compuso la música para Naruto Shippūden: The Burning Chūnin Exam! Naruto vs. Konohamaru!!.

Sin llegar ni mucho menos a obra maestra, Orenchi no Furo Jijô es un anime original, tierno y entretenido, con algunos momentos bastante divertidos y un claro mensaje ecologista que pretende hacernos reflexionar acerca de la incidencia del ser humano sobre su entorno; una incidencia que perjudica seriamente el hábitat de un sinfín de especies, con las que se nos ayuda a empatizar por medio de personajes antropomorfos como este caprichoso tritón.

Otros datos de interés

* Actualmente podemos seguir el anime en Crunchyroll, con un nuevo episodio cada lunes en versión original subtitulada.

* El manga continúa publicándose en la actualidad, y Media Factory ha sacado una edición tankōbon de la que se han puesto a la venta 5 tomos, el último de ellos hasta el momento en septiembre de 2014.

 

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdame a compartirle

Angela Freebird

Colaborador Mision Tokyo


TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR:

  • Pinta muy divertido, lo tendremos en cuenta para ver mi mujer y yo 😉