manga
Noticias |  
Impresiones sobre Dragon Ball La Batalla de los Dioses
Crónica del estreno de la última película de Dragon Ball
Por: Mane | Lunes, 1 abril 2013 15:19

La crónica que podréis leer a continuación nos la ha cedido Pau García, que ha tenido la gentileza de reescribir su reseña original para adaptarla lo más posible a los contenidos de Mision Tokyo. Le agradecemos de corazón que comparta con nosotros estas impresiones sobre la última película de Dragon Ball (y envidiamos su suerte de haber podido asistir al estreno en un cine japonés). El Blog donde se ha publicado originalmente, http://periodistaenjapon.blogspot.com.es/ tiene la cultura japonesa en general como tema principal, así pues, a parte de las referencias a la propia película también podréis haceros una idea de otras anécdotas. Hay también datos que son obvios para cualquier otaku, pero tened en cuenta que la fuente original no es un blog exclusivo sobre manganime ¡Os recomendamos que lo visitéis!

 

Llegó el día. Por fin se estrenó en los cines de todo Japón la nueva película de animación de Bola de Dragón llamada Dragon Ball: La Batalla de los Dioses (ドラゴンボール神と神). Ir al cine en este país es siempre una aventura y en mi caso toda una odisea. Una hora y media de camino y dos autobuses urbanos es lo que separaban mi actual residencia, en el campus de la Universidad de Miyazaki, de la sala de cine más cercana donde se proyectaba la película. Los domingos en Japón acostumbran a ser el día en el que la familia goza de unas horas de ocio y esto, en la mayoría de casos, se traduce en ir a los centros comerciales donde se puede hacer de todo. Los restaurantes a rebosar, dependientes al acecho del cliente gritando las bondades de sus establecimientos y el run run incesante de los más pequeños formaban una estampa que seguramente se repetía en centenares y miles de lugares en todo el país. Pero centrémonos en el estreno.

Cartel anunciador  entrada y varios artículos

Cartel anunciador de la película, entrada y varios “goods”.

 

Decir que personalmente soy un gran fan de las aventuras de Son Gokû y sus amigos. Muchos de los recuerdos de mi infancia me llevan al salón de mi casa, delante de la tele, esperando a que empezara la serie creada por Akira Toriyama allí por 1986 (el manga se había empezado a publicar dos años antes en la revista semanal Shonen Jump y siguió así hasta su conclusión en 1995). Después de las decepciones de sus antecesoras, películas interpretadas por actores de carne y hueso que no hicieron más que dañar la imagen de la serie, el público estaba expectante para disfrutar de nuevo de sus héroes en la gran pantalla, en una producción animada y mimada frame por frame.

Cola en el cine de Miyazaki

Cola para comprar entrada en el cine de Miyazaki.

 

La sala del cine llena, se apagan las luces y empiezan a sonar los primeros acordes de la ya mítica Cha-La-Head-Cha-La (para aquellos que no la conozcan se trata del opening de Dragon Ball Z interpretado por el compositor Hironobu Kageyama) haciendo que gran parte del público nos levantáramos de nuestros asientos para aplaudir (una imagen difícil de ver en un país que respeta a rajatabla el protocolo que debe seguirse en cada uno de los actos públicos, otorgando protagonismo nulo a la improvisación y expresión de los sentimientos).

 

Pero hablemos de la película. Empezando por el argumento y sin desvelar ningún secreto.

 

Los acontecimientos nos sitúan años después de la derrota de Majin Buu, justo antes del nacimiento de Pan, hija de Son Gohan y Videl y nieta de Son Gokû. En las primeras escenas vemos aparecer un nuevo personaje y enemigo principal de la contienda de nombre Bills. Una especie de Dios de la Destrucción, situado por encima incluso del mismísimo Kaiôshin, que después de un letargo de 39 años despierta excitado por los rumores de la aparición de un nuevo contrincante excepcional con quien batirse para seguir manteniendo la hegemonía en el universo: el llamado Dios de los Supersayajin. Sin conocerlo, ni saber nada sobre él, se dirige al encuentro de los últimos Sayajins existentes topándose con Son Gokû quién desobedeciendo al Dios Kaiô del Norte le reta en combate. Goku recurre al nivel 3 de fuerza del Supersayajin pero no es suficiente y es derrotado. Bills, decepcionado con la fuerza del guerrero que derrotó al amo y señor de la Galaxia, Freezer, se dirige a la tierra en busca de Vegeta quién se encuentra reunido con todos los amigos celebrando el cumpleaños de su mujer, Bulma (así descubriremos que Bulma cumple 38 años desvelando uno de los muchos secretos de la serie). Las batallas se suceden y nadie es capaz de plantar cara al Dios de la Destrucción, quién está dispuesto a destruir la tierra si no encuentra a su oponente. Finalmente será el dragón Shenron quién desvele el secreto del Dios de los Super Sayajin. La unión de seis Sayajin de corazón puro creará un ser capaz de vencer a cualquiera en este universo. Así con la ayuda de Gohan, Vegeta, Trunks, Goten y finalmente Videl (embarazada de Pan) logran que Gokû se convierta en el guerrero supremo. Envuelto en un aura rojiza y en su estado natural Gokû emprende la última de las batallas para salvar la tierra, una vez más, de su destrucción. ¿Lo conseguirá?

 

Durante el largometraje veremos aparecer a todos los personajes que hicieron mundialmente famosa la obra de Toriyama (incluso haran acto de presencia Pilaf y sus secuaces). Aún así, cabe decir, que su papel en la trama principal será mínimo, relegados a alguna que otra escena de lucha o para hacernos soltar una carcajada. Visualmente se trata de una de las producciones más destacadas de la saga, teniendo en cuenta los tiempos que corren dentro del mundo de la animación. Además el espectador será obsequiado por algunas escenas con gran profundidad de campo, cercanas a una incipiente tridimensionalidad, que le dan a la película un aire más moderno y fresco. A nivel argumental la cinta no aporta nada nuevo al universo Dragon Ball y personalmente esperaba mucho más de un guión que no será recordado por su originalidad. Aún así, y sin llegar al nivel de algunas de las películas anteriores, se trata, sin duda, de un inmejorable homenaje al manga creado por Akira Toriyama y una vuelta a los orígenes de la serie.

 

Disfrutar en pantalla grande y casi en primicia de una nueva aventura de Son Gokû y sus amigos ha cumplido con creces todas mis expectativas. Animo a todo aquél que tenga la oportunidad de ver la película, seguro que no os defraudará.

 

 

Artículo y fotos cedidos por Pau García.
Pau García es un periodista que actualmente vive en Miyazaki (isla de Kyushu, Japón).
Muy interesado en la cultura japonesa (desde el manga y el anime hasta la novela contemporánea), Pau lleva estudiando japonés desde hace años, lo que le ha permitido desplazarse a Japón para ampliar sus conocimientos y compartirlos a través de su blog http://periodistaenjapon.blogspot.com.es/

Mane

Colaborador Mision Tokyo