Tema de hoy: ¿Qué pasa con Medaka Box?
Artículos / Artículos / Tema de hoy: ¿Qué pasa con Medaka Box?
Jueves, 25 febrero 2016 20:15

Tema de hoy: ¿Qué pasa con Medaka Box?

Discutimos con Leandro, Genis y Kisa.

Por: misiontokyo

Esta semana Ivrea ha hecho público que Medaka Box no ha sido el éxito previsto y que descartan publicar cualquier otro tipo de material relacionado con la serie. Eso sí, la publicarán completa hasta el final. Todo esto nos ha llevado a reflexionar y discutir sobre el tema de hoy con Leandro - Director Ivrea- y Kisa - Coordinadora Mision Tokyo- ¿Y tú, qué opinas?

 

 ¿Por qué no ha triunfado Medaka Box en España?

 LeandroLeandro (Director de Ivrea)

En realidad no ha ido bien en ningún sitio de Europa, no es algo exclusivo de España. Tampoco ha sido un completo desastre, de hecho los primeros números vendieron muy bien y hemos debido reimprimirlos. Pero luego cayó mucho en ventas y se quedó a años luz de ser el éxito que se suponía debía ser.

Personalmente creo que el problema es que cambió demasiado desde sus primeros volúmenes y se volvió densa y hermética, y con demasiadas luchas. Claramente no era lo que buscaba la gente que la seguía desde el comienzo. Y el cambio no logró tampoco atraer nuevos lectores por haberse hecho con la serie ya muy avanzada.

Genis (Director de Mision Tokyo)

Cada vez cuesta más que triunfen cosas en España, la gran cantidad y velocidad de lanzamientos de nuevas series abruma al lector y al librero que no sabe ni lo que está vendiendo. Creo que en ningún momento se previó que Medaka Box sería un éxito, y quien lo hiciera cometió un gran error. Es una buena serie pero en ocasiones se vuelve pesada y aburrida sin aportar demasiado a la historia. El estilo de dibujo, sin embargo, es fresco y llamativo, cargado de fanservice, algo que aumentó las ventas de los primeros números. Las portadas prometían unas cosas que luego no se han cumplido, y lo que queda por si solo no sustenta un éxito. Imaginate Medaka Box con otro estilo de dibujo y difícilmente habría llegado a España.

También es importante destacar la ausencia de inversión en promoción que se hace en España. Por ejemplo, a los medios especializados se nos menosprecia mucho, mientras en otros sectores se aprovecha al máximo esta herramienta, que permite llegar a tu público objetivo a muy bajo coste, en la industria española del manga rara vez verás una campaña publicitaria de una editorial.

 

KisaKisa (Coordinadora de Mision Tokyo)

Medaka Box evoluciona hasta el punto de tener que pararte a asimilar todo lo que NisiOisin acababa de contar en una sola página. No es un manga para una lectura rápida, ni para un lector pasivo. Las constantes referencias, las parodias, los términos y definiciones, todo ello te exige estar atento para poder comprender todo su significado. Y seamos justos, se puede sacar el argumento y encasillarlo en tantos tomos de novela ligera como se quieran; se presta totalmente a ello. No en vano, NisiOisin es un maestro literario. Pero quizás sea esta peculiaridad su arma de doble filo.

Un comienzo puramente de la Shonen Jump, el fanservice y personajes carismáticos; además del reciente anuncio del anime en aquella época. Por supuesto que tenía todas las de triunfar. De hecho, sus primeros tomos tuvieron buena aceptación, hasta consiguió pasar la serie a mensual e incluso Ivrea apostó por ella con la famosa “box”.

¿Entonces qué pudo pasar? La moda, por un lado; y la progresiva complicación de la trama, así como el sobre esfuerzo que supuso la traducción para intentar moderar los conceptos del autor de manera que se entendieran en el panorama de España. Un cúmulo de cosas que, lamentablemente han llevado a la situación actual donde el público potencial llegó a esperarse una serie pura de comedia y fanservice (seamos honestos, la primera portada puede llegar a incitar a ello; y que el dibujante haya hecho parte de su carrera en el mundo del dojinshi hentai no ayudaba a dar la imagen contraria); y acabó encontrándose con un argumento tan denso como Bakuman o incluso To Aru Majutsu no Index.

   ¿A más tetas menor calidad?

LeandroLeandro (Director de Ivrea)

La generalizaciones son una gran tontería. Hay que coger siempre caso por caso todo. Es como comprar una marca blanca en el súper, puedes hacer un buen negocio y ahorrar, o puedes resultar estafado comprando algo incomible en tu afán de no gastar mucho. Quien no es capaz de analizar caso por caso y se guía por prejuicios siempre pierde.

Genis (Director de Mision Tokyo)

El fanservice debe ser un valor añadido. A una historia buena le añades fanservice y el resultado, en principio, mejora. El problema es que muchos autores se escudan en el fanservice para ocultar su mediocridad y se extiende este falso mito de que “más tetas” es sinónimo de mala calidad. Lo peor es que a esos autores mediocres que recurren sistemáticamente al fanservice la jugada suele salirles bastante bien y consiguen buenos resultados de ventas.

A mi me encanta el fanservice pero si la historia es buena y propicia esas situaciones picantonas.

KisaKisa (Coordinadora de Mision Tokyo)

No tiene por qué ser determinante. Es cierto que se tiene la percepción de que el alto contenido de fanservice va en detrimento de la historia, de la calidad narrativa e incluso artística. Sin embargo, esto no es así. Hay obras, es verdad, cuyo argumento es llevado únicamente por desnudos y situaciones de faldas, llegando a diluir el objetivo principal de la historia, como puede ser el caso de To Love-Ru; y aún más explícito en su secuela, To Love-Ru Darkness. Medaka Box mismo es una buena excepción a este pensamiento generalista, por desgracia, la mayoría de las veces acertado. Otro buen ejemplo es Del cielo al infierno, cuya dosis de acción prima por encima de las situaciones en las que la ropa de los personajes femeninos dejan ver algo más allá de la imaginación. Y tampoco se debe olvidar Mahou Sensei Negima!, que a pesar de ser un harem, su historia se posiciona por encima de los momentos eróticos.

   ¿Está el lector español poco abierto a propuestas nuevas?

LeandroLeandro (Director de Ivrea)

Actualmente no creo que se pueda hablar ya de “lector español promedio”. Ese lector no existe más, ahora hay un público muy muy diverso en intereses, edades y poder adquisitivo. Quienes compran shonen de lucha no suelen ser los mismos que compran seinen, quienes compran shojo romántico no suelen ser los mismos que compran shonen sofisticado. Hay mucha variedad de público y, afortunadamente, hay ahora suficiente cantidad de todo tipo de público como para hacer viable todo tipo de manga. Dentro de ese mundo de lectores hay unos que quieren siempre el mismo tipo de historias y otros que se asquean ante las cosas repetitivas y solo compran aquello que consideran más innovador.

Genis (Director de Mision Tokyo)

Queramos o no el público objetivo del manga en España siguen siendo estudiantes de instituto y primeros años de universidad. Es el que acude en manada a los salones y el que llena las cajas registradoras de las librerías. Sin embargo, últimamente podemos disfrutar de una gran cantidad de obras más adultas y que, sin ser mega éxitos, funcionan lo suficientemente bien como para no tener que cancelar la serie, algo impensable hace unos años.

Si por lector medio español entendemos el público objetivo al que me he referido, definitivamente es muy cerrado. La fórmula está inventada y dada la alta rotación de lectores de esa edad (cada 4-5 años cambia totalmente el público) puedes volver a ofrecer lo mismo una y otra vez con una simple actualización a los nuevos tiempos. Algunos de estos lectores maduran y siguen leyendo manga, es entonces cuando entra en juego el buen editor que propone cosas de distintas y de calidad que les llegan y que consiguen que, como sucede en Japón, los otakus puedan crecer sin tener que renunciar al manga. Ojalá esta sea la tendencia.  

KisaKisa (Coordinadora de Mision Tokyo)

En general, creo que el problema podría radicar en los lectores casuales. Al igual que ocurriera en su día con Naruto, y no precisamente por lo complicado de su argumento, sino por la falta de interés en un hobby con el paso de los años. En un mercado donde la mayor parte del sector solo es seguidor de un género o propuesta, quizás exista poco espacio para la innovación. Aunque ha quedado demostrado que los pequeños nichos de mercado pueden crecer y alzarse gracias al respaldo de un buen feedback para con los lectores; y convertir a sus títulos en unos de los más alabados por los lectores españoles, como es el caso de Milkyway Ediciones.

   ¿Con qué cantidad de ventas se puede considerar que es imprescindible cancelar una serie?

LeandroLeandro (Director de Ivrea)

No creo que exista tal número. Eso depende de la editorial, sus estrategias y respaldo financiero. Obviamente no es lo mismo el margen de maniobra que había en los años de crisis con todo lo bueno yéndose a tomar por culo que lo que hay en la actualidad con las ventas sólidas. De la misma forma no es lo mismo el margen de maniobra que pueda tener una editorial grande y una chica. En cualquier caso es interesante mencionar que nosotros hace 7 años de la última vez que hemos tenido alguna serie que realmente nos pareciera un fracaso rotundo o que nos pusiéramos a pensar si valía la pena realmente completarla. Creo que la única posibilidad de que vuelvan a darse situaciones así es que se repita la situación de híper saturación de mercado de 2007-2008 en paralelo a una gran crisis económica como sucedió en ese momento. Y eso es muy muy difícil porque las editoriales creo que todas hemos aprendido mucho de los errores y excesos cometidos en esa época.

Igual permíteme mencionar que no aporta nada positivo a las ventas el sensacionalismo amarillista del mundo del fandom, donde se transforma un “no pensamos publicar las novelas spin-off de tal serie” (OBVIO; si casi no publicamos novelas menos nos lo vamos a plantear con algo que no sea un megaexito!) o “no vendió tan bien como esperábamos” en titulares en plan “Ante ventas catastróficas y apocalípticas Ivrea se plantea cancelar todo y rociar con gas mostaza a sus lectores”.

Genis (Director de Mision Tokyo)

A nivel teórico, cuando las ventas alcancen el “punto muerto”. Es decir, cuando los ingresos cubran los gastos sin llegar a obtener beneficios. Bajar de este punto supone incurrir en pérdidas y a nivel económico no es muy recomendable. Sin embargo, hay que tener en cuenta el coste que supone cancelar una serie para el fondo de comercio, que es una parte muy importante del activo de una editorial. Si manchas tu reputacion dejando a cientos de lectores tirados harás que tu público potencial pierda credibilidad en tu empresa y sean reticentes a comprar tu próxima novedad. Además, este estigma lo puedes arrastrar muchos años, o si no que se lo pregunten a la Norma Editorial de los años noventa.

KisaKisa (Coordinadora de Mision Tokyo)

Si lo miramos desde el punto de vista empresarial, la propia editorial podría considerar cancelar la serie en el momento en el que comienzan a vislumbrarse continuamente los números rojos en la venta de los tomos. En el momento que esto sucede o se toman medidas o es la propia empresa la que se resentirá en el futuro. Como he dicho: una editorial es una empresa y no puede arriesgarse a tener pérdidas (más allá de las estimadas después de un buen estudio de mercado). Dichas medidas pueden ser los parones, los espaciados en sus salidas o, finalmente, las cancelaciones.

¿Cuándo es justificable hacer esto? En mi humilde opinión, ojalá nunca tuviera que ser justificable. Ya no solo por las pérdidas que genera, sino por los fans que seguían el título y lo compraban regularmente. Es muy frustrante ver una colección a medio terminar en una estantería, sabiendo que ésta jamás estará completa en esa edición. A día de hoy, las editoriales toman todas las medidas posibles para evitar esto, pero tampoco depende enteramente de ellos. Es más, repito: se trata de una empresa. Podría optar por lo fácil y cancelar a la mínima de cambio y así minimizar las pérdidas, pero no lo hacen por diversas razones, entre ellas, por compromiso con los lectores.

Pocas son las series que actualmente se cancelan por bajas ventas, aunque aún quedan reminiscencias de aquella famosa burbuja que obligó a replantear el mercado. Ojalá no tengamos que volver a ver algo así, aunque esté totalmente justificado.

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdame a compartirle

misiontokyo

Colaborador Mision Tokyo


TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR:

  • Yer

    Sinceramente, los que compraron Medaka Box pensando ver un Ikkitousen sólo por sus portadas deberían haberse informado bien antes de lanzarse a su compra. Es un manga complejo, que parodia el shonen, rompe la cuarta pared, es denso y requiere esfuerzo por parte del lector. ¿Es esto malo? En absoluto, me gusta que los mangas sean complejas, el problema es que estamos en un país donde venden series vacías, carentes de contenido rollo Fairy Tail. Una pena, Medaka Box podía ser la puerta a la llegada de shonenes DISTINTOS a España.

    • Coincido contigo. Hay series que tienen un éxito apabullante carentes de fuerza en el argumento; y otras que mendigan ventas y cuya historia es más que sobresaliente. Pero en fin, así va el país.

      ¿Sabes? Ese comentario me ha recordado a esa gente que va a ver Deadpool porque les gustan los superhéroes, en plan: es la moda, hay que ir; y se encuentran con… bueno, con Deadpool xD

      • Yer

        Precisamente quiero ver Deadpool por no ser “la típica peli” de superhéroes, las cuales tengo aborrecidas. Por cierto, me alegra verte por aquí, Kisa^^

      • Te la recomiendo, seguro que al menos pasas una buena jornada de cine 😀 Y muchas gracias, es bueno volver ^^ (no me mates, tengo cosas para el blog y poco tiempo xD Cuando me ponga repongo un mes entero de publicaciones xD)

  • Vhsephi Kamiya

    a mi Medaka me gustaba al principio, pero luego fue exagerándose mucho y volviendose aburrida y tediosa

  • shin

    Lo de la publicidad, es relativo. Que se lo digan a Toriko, fue MUY promocionada, y ha sido un fracaso. Si la serie no gusta, no gusta.