Dragon Ball Super a debate
Artículos / Anime España / Dragon Ball Super a debate
Lunes, 28 septiembre 2015 09:53

Dragon Ball Super a debate

¿Ilusión o decepción?

Por: MrKaytos

El anuncio de Dragon Ball Super alcanzó una repercusión mundial tras el comunicado de Toei Animation este verano. El 4 de julio de 2015 Dragon Ball regresó a la pequeña pantalla a través de Fuji TV, esta vez, con todo el planeta examinando con lupa las nuevas aventuras de los Guerreros Z, desencadenándose una crítica sin par. Vuelve la magia de Son Goku con un nuevo reto en el horizonte, ¡atrapar a los fans de ayer y hoy con sus nuevas aventuras! ¿Lo habrá conseguido?

A favor del reboot de Battle of Gods 

Si bien aún es prematuro evaluar la serie en un sentido global, al menos se pueden llegar a varias conclusiones tras lo presenciado en sus 12 primeros episodios, esto es, la Saga de los Dioses. Como la propia saga indica, y este factor ha suscitado la polémica en el fandom de Dragon Ball, esta primera saga abarca los sucesos acontecidos durante el largometraje de Dragon Ball Z Battle of Gods. El hecho de ser un reboot, la reescritura de la primera película de la nueva generación, ha desatado las opiniones a favor y en contra de la serie.

Por un lado, se encuentran los fans que ven con buenos ojos el reboot del film, pues mediante este formato se puede ahondar más en el argumento del largometraje y en los propios personajes. Esto ha quedado claro durante los 12 primeros episodios, pues se han incluido escenas de la versión extendida de Battle of Gods, como aquella en la que Bills menciona la extinción de los dinosaurios u Oolong juega al “Jan, ken, pon” con el dios de la destrucción.

Otro de los factores positivos es que se ha logrado profundizar más en los personajes nuevos y clásicos, mostrando un Bills mucho más destructor que en el film no dio tiempo a disfrutar, destruyendo varios planetas en los primeros episodios y haciendo gala de un perfil realmente cruel fomentado por su carácter excéntrico y caprichoso. Por otro lado, Vegeta ha mostrado su faceta más paternal, cumpliendo la promesa que le hizo a Trunks en el manga de Toriyama de llevarle al parque de atracciones, hecho que gustó a los fans al aportar una línea continuista con la serie original (además, en Dragon Ball Super se han dejado ver ciertos flashbacks del anime de Dragon Ball Z que también han hecho las delicias de los fans más nostálgicos).

Además, también se ha ahondado en la vida cotidiana de los personajes antes de pasar a la acción, tal y como vemos con Goku trabajando de granjero para ganarse el sueldo, Gohan y Videl paseando por la calle o la familia Vegeta yendo de vacaciones. El contacto de los personajes con la sociedad convencional es realmente curioso, algo que se mostraba de soslayo en sagas pasadas.

Para terminar con los factores positivos de este reinicio de Battle of Gods, es interesante destacar la seriedad de la serie, pues presenta un tono más elevado de lo mostrado en el largometraje original. Sí, Dragon Ball Super retoma el humor (a veces excesivo con el disfrute de Whis por la comida o las peripecias de la banda de Pilaf) propio de la Saga de Boo en Dragon Ball Z, pero también es fiel a la seriedad en los puntos álgidos.

Situaciones como la furia y el sufrimiento de Vegeta ante el maltrato de Bills hacia Bulma en el capítulo 7, mejoran con respecto a la película. Los fans vibraron en aquel momento al igual que en épocas pasadas con el príncipe de los saiya-jins. Es el mismo Vegeta de la Saga de Boo tras su sacrificio, con una evolución personal con su familia y superación a la cabeza, sin dejar de ser arrogante en combate. Además, su baile del Bingo en Battle of Gods (tan criticado por algunos sectores de los aficionados) es cosa del pasado, pues en el episodio 6 de Dragon Ball Super, Vegeta opta por mantener entretenido a Bills haciendo uso de sus dotes culinarias, acción que satisfizo a muchos más fans de la serie.

La transformación del Super Saiyan God en el episodio 9 también se vislumbra mucho más épica, prolongada y solemne que en la película, desencadenándose unos efectos visuales abstractos que atrapan al espectador, haciéndole testigo privilegiado de una conversión celestial llena de luz y de color. Los tres episodios siguientes (a falta de dos más para cerrar la saga) parecen poner un broche final de calidad a la saga de 14 episodios, exhibiendo un combate de gran potencia gráfica mucho más serio de lo presenciado en Battle of Gods, con las conocidas miradas y pausas entre combate típicas de Dragon Ball Z.

En contra del reboot de Battle of Gods 

En cuanto a los factores negativos referentes al reboot, la mayoría de los fans coinciden en la ausencia de emoción ante los sucesos de la serie. Si bien casi todo el mundo es conocedor de los acontecimientos de esta primera saga tras ver el film de Battle of Gods, el factor sorpresa muere desde el episodio 1, exceptuando algunos cambios superficiales mencionados más arriba.  También la crítica ha destacado el ritmo lento de este reboot con respecto a su película original, y esto es completamente comprensible, pues se pasa de una historia que abarca en su versión extendida 105 minutos a un total de 280 minutos repartidos en 14 episodios. Por último, el escenario de la trama principal también se ha modificado, cambiando la Capsule Corporation por el Princess Bulma, el transoceánico de lujo de Bulma utilizado para su fiesta de cumpleaños (para muchos fans, una exhibición innecesaria del poderío económico de la familia Brief, aunque muy acorde con el carácter caprichoso de Bulma).

La calidad de Dragon Ball Super 

Aparte de la disparidad de opiniones referentes al reboot de la historia, destacan otros factores que han desatado la polémica en el vasto mundo de las redes sociales y la comunicación, desmarcándose como lo más comentado los siguientes: la animación, el dibujo, la censura y la banda sonora de Dragon Ball Super.

La animación

La serie llevaba una línea artística bastante conseguida hasta la emisión del episodio 5 con Naoki Tate en la dirección, un capítulo cuyo dibujo y animación dejó mucho que desear, saltando a los medios de comunicación de varias partes de mundo y destapando una teoría controvérsica: los animadores de Toei Animation trabajan en unas condiciones muy por debajo de lo deseable y algunos de sus episodios son encargados a estudios asiáticos menores para abaratar costes. Si bien esta información ha saltado a medios de renombre de España como El País, es complicado saber a ciencia cierta cuál es la realidad y los verdaderos intereses de la empresa en el país del sol naciente. Lo que es seguro es que aquel fatídico episodio 5 desató la furia de los fans en toda la red, creando una petición de firmas para que se respetara la calidad de Dragon Ball Super y que la serie retomara el mínimo de calidad de épocas pasadas. Lo consiguieran los fans o no, al menos Toei Animation rectificó las dos manos izquierdas que Vegeta iba a lucir en el episodio 6, tal y como se pudo apreciar en la previa del episodio 5.

La censura

La censura es otro de los temas candentes de la nueva serie, y es que desde un tiempo a esta parte, se ha rebajado el nivel de violencia explícita en el shonen y muchas han sido las quejas de los fans que añoran ver algo de tinta roja en su televisor. A lo largo de los 12 primeros episodios, la ausencia de sangre ha sido más que significativa en todo este tramo, pese a que Goku en estado Super Saiyan God recibiera una soberana paliza a manos de Bills en el episodio 11. De hecho, en aquel episodio  Bills atraviesa el pecho de Son Goku con su afilada mano, y en lugar de mostrarse la gravedad que entraña la herida, se ingenian una llama divina que arde en la zona afectada coincidiendo con su kanji 悟, quedando una escena bastante resultona y mística, de la cual Goku resurge de sus cenizas celestiales cual Ave Fénix.

La banda sonora

El último punto que parece flaquear en ocasiones, según la crítica general, es la banda sonora de la serie a cargo de Norihito Sumitomo. Este consagrado compositor debutó con la franquicia a través de Dragon Ball Z Battle of Gods, y desde entonces, ha estado presente en los productos posteriores, pasando también por Dragon Ball Kai Saga Boo y Dragon Ball Z: Fukkatsu no F.

La queja radica en la carencia de épica en sus compases, sobre todo en momentos claves de la nueva serie como aquel capítulo 8 en el que Goku regresa del planeta de Kaioh, justo a tiempo para detener el ataque de gracia de Bills frente a la Tierra. La composición desenfadada que se utilizó en aquel mismo instante, que recordaba en algún momento a cierto tema musical de Sonic, dista mucho de las que se emplearon en apariciones estelares de Son Goku frente a Nappa, las fuerzas especiales Ginyu o Freezer, por poner unos ejemplos. Y es que Sunshuke Kikuchi, el compositor original de Dragon Ball, dejó una huella vitalicia en todos los fans de la franquicia en el pasado, convirtiendo sus pentagramas en notas que rozan lo sagrado para el fandom. Pese a todo, Sumitomo también es capaz de poner la piel de gallina a través de su trabajo, y los temas empleados en el nacimiento del Super Saiyan God (tanto en la película como en el capítulo 9 de Dragon Ball Super) son una verdadera obra de arte que transmiten épica y solemnidad a un trabajo realmente decente.

El sonido

Finalmente, entroncando con la banda sonora se encuentran los efectos de sonido. Algo tan simple como los efectos del aura Super Saiyan, las ondas ki o las teletransportaciones…  ¡También han sido modificados! En esta nueva serie se ha optado por prescindir de los efectos originales a cargo de Hidenori Arai, aquellos que los fans llevaban disfrutando desde finales de los 80, muy posiblemente debido a su compromiso con el anime de One Piece en la actualidad. Ahora el encargado de los efectos sonoros es Mutsuhiro Nishimura, un factor que a simple vista parece intrascendente, pero que puede afectar al visionado de los episodios, pues el oído del aficionado de toda la vida no sentirá que está viendo Dragon Ball en su más pura esencia. En lugar de escucharse golpes fuertes y secos, a veces da la sensación de estar escuchando golpes mágicos e inofensivos. He aquí de nuevo otro factor relacionado con la ausencia de dramatismo y la dichosa censura, patente levemente en este tipo de maniobras sonoras. Pese a todo, los efectos de Nishimura son un soplo de aire fresco a la franquicia, en ocasiones rozando el parecido original del arte de Hidenori Arai, como se evidencia en el Kame Hame Ha del episodio 10 y posteriores.

En definitiva, Dragon Ball Super se postula como un nuevo abanico de posibilidades para la franquicia, con episodios semanales que no dejan indiferente a nadie (ya sea para bien o para mal) y que tiene una proyección in crescendo conforme avanzan los episodios. Desconocer lo que está por venir tras la Saga de los Dioses y la resurrección de Freezer no hará si no dinamitar la expectación por la serie en todo el mundo, con el misterioso y esperado viaje hacia el sexto universo en el horizonte.

¿Y a ti qué te ha parecido el regreso de Dragon Ball a TV? ¿Ha cumplido tus expectativas o te ha decepcionado?

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdame a compartirle

MrKaytos

Colaborador Mision Tokyo


Antonio Sánchez-Migallón Jiménez (Traductor y profesor)

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR:

  • Vhsephi Kamiya

    esta serie es el resultado de apoyar tan fervientemente dos películas con una calidad pésima en cuanto a animación y contenido… el resultado es dragon ball super

  • string

    Yo me vi los primeros 5 capitulos y no la aguante mas……….disfrute muhco de la serie original en mi niñez pero SUPER no encontre nada interezante …actualmente hay shonnen mucho mas interezantes………nadie quiere ver un reeeboot de la pelicula ..seguramente todos los fan ya la vieron me parece innecesario ……….las peliculas a mi parecer fueron malas ……………………………pero en fin si la serie sigue debe ser que tiene apoyo ….TORIYAMA estara feliz y con los bolsillos llenos………….lastima …si le hubieran puesto las ganas las cosas hubieran sido distintas.

  • Juanan

    Las dos ultimas películas de Dragon Ball me parecieron lamentables y esta serie sigue en la misma linea, es malísima y no alcanzo a entender como hay tanta gente que la ensalza incluyendo medios informativos que la analizan y le ponen una nota sobrevaloradisima.

  • Rubén-sama

    A mi, sinceramente, si que me gusto BoG, estaba claro que era una introduccion a una nueva serie o pelicula.
    Creo que la disposición del anime es incorrecta, puedo entender que los domingos a las 9 sea un buen momento para transmitir DB, pero empezar en un arco que ya lo cubría una pelicula y de manera mucho mas eficiente de lo que lo esta haciendo la serie es grave. Por otra parte tenemos a la serie en si, no se a vosotros, pero a mi el estilo de DB Super seme hace extremadamente simple y viejo, esto no seria un punto negativo si la serie fuera de los 90 o del 2000, pero con las tecnicas de animacion de hoy en dia creo que podrian hacer algo un poco mas decente. Tambien afeca el tipo de anime que es DB,el estilo no de dibujo, sino en la forma de desarrollarse la trama esta muy pasado, hoy en dia tienes series que aventajan a DB en todos los aspectos, desde OP hasta Terra Formars (por poner un ejemplo), series que brillan por ellas mismas, no por ser parte de nuestra infancia.
    Ya acabando creo que , si bien se me hacian agradables las peliculasde BoG y LRdF, no se deberia haber optado por una animación a dia de hoy de DB, haber si con el tiempo puedo comerme mis palabras y decir “si señores, me equivoque y DB Super es genial”

    • Seba

      Me gusta mucho DBS me recuerda a las viejas sagas y la historia que plantea tiene mas coherencia q GT. Va por buen camino y seguramente le van y le vamos a sacar mucho jugo a esta nueva saga tan esperada y que esta siendo tan grata para nosotros los fans de sudamericana