Quiero comerme tu páncreas

Conocer el final de una historia no tiene por qué significar que no podamos disfrutar del viaje hasta el destino, por fatal que sea el desenlace del mismo. Bajo esta premisa tenemos fantásticas histor…